CONCHA BONITA

De: Alfredo Arias/Piovani
Texto: René de Ceccaty
Música: Nicola Piovani
Personaje: Concha y Myriam
Dirección: Alfredo Arias
FRANCIA/ITALIA
Estreno 2002
Tournée Italiana y francesa

CATHERINE RINGER (CONCHA) y ALEJANDRA RADANO (MYRIAM)

radano/arias: asociacón de lujo en paris.

Alejandro Cruz  LA NACION | ESPECTÁCULOS | TEATRO
El jueves se estrenó en el Théâtre National de Chaillot, de París, “Concha Bonita”, el nuevo espectáculo de Alfredo Arias, protagonizado por Catherine Ringer y la argentina Alejandra Radano. “Concha Bonita” es la historia de un argentino, un tal Pablo, que parte a París y allí, al borde del Sena, decide cambiar de sexo y convertirse en Concha Bonita, así, sin rodeos. “Sin ninguna duda -dice Arias en comunicación telefónica con LA NACION- el nombre del personaje central, que se transforma en título de la obra, tiene que ver, porque en juego está el tema de la transexualidad. Y ya que el personaje de Pablo decide operarse, más vale que el resultado final sea bonito (se ríe).

La idea original de este espectáculo musical apareció publicada como un cuento en un libro llamado “Folies-fantômes”, del mismo Arias. Con el tiempo, esa idea fue desarrollándose hacia una zona en la que el personaje concreta su transexualidad sin culpabilidad, hasta con cierta naturalidad.
Hace unos días, en un reportaje publicado en el diario italiano La República, Piovani sintetizó la obra de una manera que Arias destaca:

“Es la historia de un chico del barrio de La Boca que soñaba con ser Maradona y que terminó siendo una donna “.

-¿La opción es el tema de este nuevo montaje?
-Yo diría que el eje del espectáculo es la aceptación de los límites del otro. Yo tomo esa metáfora de la transexualidad porque es teatral y posee elementos festivos. Pero la historia baja a otro nivel cuando su hija Dolly, con toda su inocencia, tiene la capacidad de la aceptación y de querer a su padre/madre siguiendo los parámetros de cualquier familia.Concha deja Buenos Aires, su ciudad natal, como un tal Pablo. Cuando llega a Francia comienza a trabajar en un cabaret parisiense y al poco tiempo decide cambiar de sexo. Cosa que, convengamos, no es un cambio menor. Por eso cuando el personaje de Myriam (a cargo de Radano) vuela a París para encontrarse con Pablo, su ex marido con el cual tuvo una hija, y se encuentra con una mujer fatal “tiene un shock emocional”, apunta del otro lado del teléfono la misma Radano.

Del rock al escenario

Lamentablemente, Catherine Ringer es una casi desconocida en estas tierras. Sin embargo, en Francia es una especie de diva. Ella, junto a su marido Fred Chichin, forman parte del grupo Rita Mitsouko, una de las bandas más importante del rock francés que rescataron “la esencia misma de esa alegre subversión procedente de un doble legado: el del Mayo del 68 y el de los punks”, según dice un artículo de Les Inrockuptibles. “Acá son adorados. Sin embargo, en el trabajo puntual con ella ni te das cuenta de que es una estrella. Es una persona muy libre, hasta inocente. Se aprende muchísimo y eso está bueno. Toda “Concha Bonita” es un aprendizaje fantástico para mí. ¿Qué querés que te diga? Estoy feliz”, dice Radano.
El puente Buenos Aires-París tiene innumerables vericuetos. La misma Catherine Ringer al principio de su carrera estuvo íntimamente ligada a la cantidad de argentinos que anclaron en París. Por ejemplo, trabajó con la bailarina argentina Marcia Moreto, que también formó parte de algunos trabajos de la dupla Marini-Arias. Cuando muere Marcia, esposa del hermano de Copi, los Rita Mitsouko componen justamente “Marcia baila”, uno de los temas más importante de los Rita Mitsouko.

ARTICULO DEL DIARIO LE MONDE
31 GENNAIO 2005. ROMA, CONFERENZA STAMPA DELLO SPETTACOLO “CONCHA BONITA”. NELLA FOTO:AL CENTRO ALFREDO ARIAS E POI NICOLA PIOVANI, CATHERINE RINGER (CONCHA), ALEJANDRA RADANO (MYRIAM) VINCENZO CERAMI E GLI ALTRI ATTORI. ©PIERGIORGIO PIRRONE

EN EL 2006 ASUMO EL ROL DE CONCHA (REGISTRO LIVE EN ROMA)


SOUVENIR du 2002

A Rome, Renzo Piano redessine l’espace musical

Imaginé et construit par le grand architecte italien, un extraordinaire auditorium composé de trois salles de concerts a été inauguré samedi 21 dans la capitale italienne.  Au terme de neuf années de travaux, la ville se voit dotée de l’instrument qui fait toujours défaut à Paris.
La grande salle de l’Auditorium de Rome a été inaugurée samedi 21 décembre, au cœur d’un immense complexe de 30 000 m2, entièrement dédié à la musique, et déployé dans un parc à proximité de l’ancien quartier olympique, rue “Pietro-de-Coubertin” (Le Monde du 25 avril). Situé au nord de la ville, à dix minutes du centre historique par l’antique via Flaminia, le Parc de la musique, dominé par les structures de trois salles, est signé par l’architecte Renzo Piano, accompagné par l’acousticien Müller BBM et, comme partenaire principale sur le chantier, par Susanna Scarabicchi.

Archivo del Diario Le Monde Publié le 23 décembre 2002


COMPARTIR